Personalidad del mes. Ian Fleming

Personalidad del mes. Ian Fleming

Ian Lancaster Fleming (Londres, 28 de mayo de 1908-Canterbury, 12 de agosto de 1964) fue un escritor, periodista y oficial de inteligencia británico, conocido por ser el creador de la serie de novelas de espías protagonizadas por James Bond.

Nació en el seno de una familia rica, ligada al banco Robert Fleming & Co. y al Scottish American Investment Trust.​ Su padre fue parlamentario por el distrito electoral de Henley hasta su muerte en 1917 en el Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial.​ Ian se formó en Eton, Sandhurst y las universidades de Múnich y Ginebra.​ Antes de dedicarse por completo a la escritura, estuvo empleado en varios puestos de trabajo, que incluyeron la División de Inteligencia Naval durante la Segunda Guerra Mundial.​ Así, participó en la planificación de la Operación Goldeneye y supervisó la 30 Assault Unit​ y la T-Force, ambas unidades de inteligencia.​ Su experiencia en la contienda y su carrera periodística le brindaron gran parte del contexto y los detalles presentes en las novelas de Bond.

La primera novela protagonizada por el espía británico, Casino Royale, se publicó en 1952 y gozó de un considerable éxito comercial.​ Le siguieron once novelas y dos colecciones de relatos breves entre los años 1953 y 1966,​ cuyas tramas giran en torno a la figura de James Bond, oficial del Servicio de Inteligencia Secreto y comandante de la Royal Naval Reserve, al que también se le conoce por su código, 007. Las historias se encuentran entre los libros de ficción más vendidos de la historia, con más de sesenta millones de copias a lo largo de todo el mundo.​ Fleming también escribió la historia infantil Chitty Chitty Bang Bang y otras dos obras de no ficción.​ En 2008, The Times lo situó decimocuarto en su lista de «los 50 mejores escritores británicos desde 1945».

En vida, Fleming llegó a vender alrededor de treinta millones de copias de sus libros, cifra que se duplicó en los dos años siguientes a su fallecimiento.​ En 2012 una edición original de Casino Royale se puso a la venta por 50 000 GBP —poco más de 65 000 USD en 2019—,​ mismo año en el que se distribuyeron las ediciones originales del resto de sus novelas.​ The Times lo incluyó en el puesto decimocuarto en su lista de «los 50 mejores escritores británicos desde 1945», publicada en 2008,​ mientras que, en 2002, Ian Fleming Publications anunció el galardón CWA Ian Fleming Steel Dagger, presentado por la Crime Writers’ Association, dirigido a la mejor novela de thriller, aventura o espionaje publicada originalmente en Reino Unido.​ En cuanto a su casa Goldeneye, en 1976 la adquirió el músico Bob Marley y, poco después, Chris Blackwell hizo lo mismo para construir en el sitio un complejo turístico de lujo,​ que conserva libros y fotos del escritor a manera de tributo a su legado.​ De acuerdo con Keith Suter, «Fleming ayudó a crear expectativas irreales sobre lo que los agentes de inteligencia pueden lograr: un solo individuo puede salvar el mundo, al menos en sus novelas. […] Creó un nuevo tipo de espía: «el súper espía». James Bond es un personaje de gran valentía y patriotismo. Pero también es una persona con vida extravagante, aficiones elegantes y posiblemente con ingresos elevados del sector privado (porque nadie que viviera en Londres en los años 1950 y 1960 podía comprar las cosas lujosas que él tenía con un sueldo de servicio público) […] Todas las novelas terminan con los villanos siendo vencidos, el mundo es salvado y Bond [emerge] triunfante. Tranquilizan a los lectores al hacerles ver que «los chicos buenos» ganarán al final».​ El espía que me amó (1962) difirió del resto de novelas sobre Bond al relegar a su tradicional protagonista a un rol más secundario y «asumió un riesgo que pocos novelistas en su posición elegirían […] Su respuesta a un impulso interno por la novedad, y quizás el deseo de un reconocimiento más elevado, fue emplear una voz completamente diferente [a la de James Bond] y frenar la aparición de su célebre protagonista hasta después del punto medio de la historia».​ En opinión del escritor estadounidense Barry Eisler, «Fleming no inventó la novela moderna de espías (generalmente se le atribuye a su contemporáneo y compatriota Eric Ambler), pero su trabajo fue pionero y popularizó muchos de los elementos que los devotos de la ficción espía han exigido desde entonces».


Fuente: Wikipedia

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *